“Muy Pornográfico”: hombre demanda a Madonna por show durante concierto.

Esta fue la presentación de la cantante Madonna en un concierto gratuito de su gira The Celebration Tour en Brasil. EFE/ André Coelho

La polémica rodea los espectáculos de Madonna. Desde que comenzó The Celebration Tour, que ha agotado boletería en varias partes del mundo, la “reina del pop” ha estado en el centro de las críticas. Aunque sus presentaciones han sido reconocidas como “espectaculares e innovadoras” por las decenas de cambios de decorado y trajes, asombrosas luces y muchas pantallas gigantes, partes del show, que sugieren escenas de sexo y masturbación han sido rechazadas por algunos de sus fanáticos.

El portal de entretenimiento The Blast reveló que Madonna fue denunciada por Justen Lipeles, quien asistió a su concierto en el Kia Forum de Inglewood (California). Este hombre asistió al evento el 7 de marzo de 2024 y denunció ante las autoridades que Madonna y la promotora el concierto no solo hacían publicidad engañosa y prácticas comerciales desleales, sino que no cumplían las condiciones del evento y ofrecían un contenido sexual sin previo aviso

Según ha descrito el asistente en su demanda contra la artista, se vio obligado a observar a mujeres en ‘topless’ simulando actos sexuales, revela The Blast. El hombre, no se queda ahí y asegura que las condiciones del lugar del evento no era las mejores, pues la artista había ordenado que no se encendiera el aire acondicionado, de acuerdo con un artículo de Page Six. Muchas personas, relata Lipeles, sintieron mareos y lo que hizo Madonna fue sugerirles que se “quitaran la pu*** ropa”.

En la demanda, citada por otros medios estadounidenses, Lipeles señala que además los organizadores del show, “obligan” a los consumidores a esperar largas horas en arenas calurosas e incómodas y luego los someten a pornografía sin advertencia… “una muestra del total desdén de Madonna hacia sus fans”. Este hombre le reclama a la artista compensaciones por daños, que le devuelvan el valor de la boleta y busca que con una orden judicial se prohíban las “prácticas comerciales injustas”.

También denuncia la tardanza en el show. “Fui engañado”, el concierto debía esperar a las 8:30 y terminó empezando dos horas después. La acusó también por hacer doblaje en algunas partes del espectáculo.  El demandante suma estos delitos: incumplimiento de contrato, tergiversación negligente, angustia emocional y publicidad engañosa.

El sitio de entretenimiento TMZ registró en enero que la cantante llegó dos horas tardes a los shows que ofreció en Nueva York y que se enfrentó entonces a otra demanda por parte de los asistentes. “Ejercicio de publicidad falsa”, señalaron otros fanáticos que entonces la demandaron.